El buen briefing – ¿en peligro de extinción?

El buen briefing – ¿en peligro de extinción?

A la hora de redactar un buen briefing, ¿crees que el diseñador te ha preguntado todo lo que necesita? ¿Crees que tiene el proyecto asimilado? En la parte de atrás del cerebro, para entendernos.

El buen briefing de diseño está en peligro de extinción, existen soluciones demasiado parecidas en el mercado o con falta de intención. Se nos ocurren algunas razones del por qué no se da y posibles soluciones.

El buen briefing por parte del diseñador

 

Estamos más pendientes de ganar el concurso de turno y ser alabado entre nuestros colegas de gremio que la finalidad del encargo en sí. Por ser nuestro fuerte la comunicación, tenemos la certeza de lo que necesita el otro, sin preguntar. Los egos y la imposibilidad de cambios en “nuestros hijos” diseños. Los hemos criado y amamantado, ¿cómo no se van a parecer a nosotros mismos?

Miles de veces he oído en los congresos de diseño las preguntas / respuestas del público al ponente: “¿Cómo educas a tus clientes?”, “Eso mi cliente no me deja hacerlo”, “Mi cliente quiere el logo más grande, siempre mete mano en el diseño”.

Una pieza gráfica, ya sea un branding o una web, tiene una función clara: comunicar. A mí me gusta el símil del “traje a medida”, pues realmente pienso que el que tiene que salir en la foto es el encargo del cliente, pasado por nuestro filtro y análisis. Para eso tenemos que tomar medidas al cliente y preguntar, preguntar y preguntar.

¿Y cuando el cliente no es de palabras? Pues haced juntos un Mood board o una sesión de Visual Thinking. A mi cliente no le salen las palabras, pues haces un Brainwriting. La finalidad de todo esto es que, siempre que las circunstancias lo permitan, realicemos briefing de calidad. Para eso no tenemos que tener miedo a preguntar una o mil veces si algo no nos queda claro. Disponer de herramientas, como el Árbol Estratégico, para saber quiénes son, de dónde vienen y qué valores “verdaderos” residen en su archivo profundo. Tenemos que avanzar en el proyecto hacia dentro para poder comunicarlo correctamente hacia afuera.

Tenemos que avanzar en el proyecto hacia dentro para poder comunicarlo correctamente hacia afuera.

El buen briefing por parte del cliente

 

La falta de tiempo para explicar bien los proyectos. La ausencia de las personas responsables y con conocimiento suficiente sobre el proyecto en las reuniones y el peor de todos: “Para eso os pago, hazlo tú”.

Un diseñador es un profesional que te va a asesorar y te va a conducir para que cumplas tus objetivos, muy claros, por ejemplo: lograr un posicionamiento adecuado de tu marca, crear una nueva línea de negocio y dotes de una imagen adecuada y sugerente para que tus potenciales clientes te elijan, conseguir llenar el cartel de “Localidades agotadas” en la ventanilla de tu teatro. Él tiene esas claves y antes de comenzar la parte gráfica hay mucho trabajo que hacer con él en la fase previa.

Es en esa fase donde se cocrea, donde se suman las sinergias del que conoce bien su negocio. Nunca se pierde el tiempo por buscar nuevos conceptos juntos que apoyen y definan correctamente el mensaje que se quiere comunicar. Tu producto es el actor principal, es él quien tiene que salir reforzado. Préstale atención a esta fase y dedícale todo el tiempo que sea necesario, pues es la más importante de todas. Diseño estratégico en estado puro.

En definitiva, es lo que andamos buscando: buenas definiciones de encargos creadas entre todos, utilizando herramientas que lo consigan.

¿Eres cliente de diseño? ¿Eres diseñador? ¿Qué piensas al respecto?

Foto rawpixel by Unsplash