Identidad corporativa para pymes ¿hace falta?

Identidad corporativa para pymes ¿hace falta?

¿Realmente es necesario que tu pyme tenga una identidad corporativa?

 

La identidad corporativa en una pyme es imprescindible por muchas razones. Independientemente del tamaño de tu empresa y el número de empleados que tengas, tus clientes quieren saber de ti y de tu equipo, quieren saber a quién están comprando y que valores defiende y que posición toma en su sector y en mundo.
Es una idea extendida que una identidad corporativa sirve para diferenciarse de la competencia, y la verdad es que es muy cierto

  • Encontrar (si no lo tienes) el porqué de la compañía.
  • Hacer un ejercicio de definición interna: saber quienes somos y que lugar ocupamos en el mundo.
  • Valores
  • Propuesta de valor
  • Diferenciarse de la competencia.
  • Presentarla al mundo como es debido, con una imagen profesional y una narrativa veraz y que enganche.

En la mayoría de los casos, no. Una pyme o micropyme no genera una gran cantidad de comunicación gráfica como una gran empresa. Pero no por eso tiene que dejar de tener soluciones gráficas; esta última me gusta más.

Identidad corporativa es sinónimo de único, distinto a los demás. La diferencia con las otras compañías vendrá por el conocimiento profundo de la propia empresa y las personas que la conforman.

Los manuales de identidad corporativa han sido los grandes olvidados por los empleados de las grandes compañías. Eran documentos muy sesudos que casi nadie se leía y entendía, un “tocho” en toda regla.
Nadie los apreciaba, salvo que fueras un profesional de la comunicación gráfica. Lo que sucedía entonces es que pasabas más tiempo criticándolo que la ayuda que podría ofrecerte. En la actualidad la cultura corporativa a ganado terreno de la mano de los departamentos de comunicación, incluso las empresas más punteras tienen la figura del  Brand Manager que vela por la integridad de la marca y por su evolución controlada.

¿Entonces, eso quiere decir que no hay que generar normas? ¿Que vale todo?

No, no vale todo. Una de las máximas del branding y la comunicación de marca es que todo tenga una personalidad, una manera de contar las cosas, con una única y verdadera personalidad. Entonces, no vale todo.

Desde la necesidad de marcar las reses para distinguir a qué ganadería pertenecían hasta hoy ha pasado mucho tiempo, pero la finalidad es la misma: identificar, posicionar y vender más.

Cuadernos de identidad corporativa, la solución para el branding de tu pyme

 

Con los años en hemos aprendido que es mucho más eficiente dar ejemplos que poner normas, y con esta máxima construimos los cuadernos de identidad.

La clave está en crear ejemplos de elementos gráficos en bocetos, pero con el suficiente realismo que apetezca verlos e inspirarse. Estos montajes o “mockups” son foto-montajes realistas que dan lugar a ver la pieza acabada y en acción sin tener que producirla; es un simulacro.

Otra ventaja que aporta esta solución es ver en acción todo el sistema de diseño, si funciona o no funciona y cómo se articula la gráfica en muy variopintos elementos.

Un cuaderno no es un manual. Solo con el cambio de nombre ya ganamos lo que pretendemos: que no imponga respeto, sino que sea un documento fresco al que acudir en caso de dudas o inspiración.