• hola@wearebold.es
  • +34 615 367 573

Tres propuestas de logotipo – por qué no es una buena idea

Tres propuestas de logotipo – por qué no es una buena idea
15 octubre, 2019 Virginia

Tres propuestas de logotipo – por qué no es una buena idea

Si eres un empresario y vas a pedir tres propuestas de logotipo a una empresa de diseño gráfico profesional, una agencia de branding o una agencia de publicidad, espera. Tómate un par de minutos y lee.

El otro día recibí un mail de una empresa solicitando un presupuesto para el rediseño de una marca. En él, me pedían tres propuestas distintas de logotipo y varias rondas de cambios incluidas en ella. Cuando leí aquello, les contesté prestándome a darles asesoramiento desinteresado. Mi intención era explicarles cómo realmente se crea una marca, no un logotipo, el cual por sí solo tiene muy poco recorrido.

Al no tener respuesta, aquí estoy, escribiendo y compartiendo, con la sana intención de que si alguien me vuelve a escribir con este asunto, pueda darle 3 ideas para que pueda afrontar un cambio de marca con éxito. Allá vamos.

 

El branding es pura estrategia de negocio

¿Qué es el branding? La capacidad de definir un negocio y cómo se proyecta al mundo. Esta es la mejor definición que he encontrado por el momento. Esto implica muchas cosas. La primera, la intención de saber “quién” es la empresa; un organismo en cuerpo y alma que se define a sí misma a través de sus directivos, empleados, clientes y proveedores. Luego está la tarea de transmitir esa esencia a través de unos conceptos rectores de marca, que son los que dictan cómo queremos hacer sentir a las audiencias de esa empresa, nuestro posicionamiento en su mente. Luego le siguen la narrativa, el tono de voz, nuestra identidad gráfica y un largo etcétera. Sí, y el logotipo, claro. 

 

No tiene que gustar, tiene que funcionar

Todavía hay empresas que confían en un logotipo para que les ayude a crear marca. Y además quieren elegir “el que más les guste”. Generalmente esto termina en desastre, creando un “Frankenstein” entre las tres opciones. Esto sucede por la falta de conocimientos objetivos y de definir los porqués: si funciona o no funciona la marca o el branding. Si representa a la empresa, si cuenta sus valores, si van a ser capaces de conseguir los objetivos que marque la misión de la empresa y si va a ser capaz de llevarla al futuro, donde alcanza su visión.

Quizá no deberíamos tener en cuenta criterios subjetivos en una cosa tan importante como la comunicación de una empresa. Si no se especula con los presupuestos anuales, los productos financieros o la contratación y pago de los trabajadores, no debería hacerse con una cosa tan seria como su marca.  

 

Una marca no es un logotipo

Muchas veces se lo digo a los clientes cuando hablamos de esa parte tan importante que es la gráfica de la marca: “La parte menos importante de una marca es el logotipo” y claro, me miran con ojos grandes como pensando: “este hombre está loco”. A continuación les pongo un ejemplo, les digo que me encantan esas empresas que consiguen crear una identidad corporativa tan reconocible que puedes romper una carpeta suya en varios trozos, tirarla a la papelera y aún así, viendo uno o dos trozos desde arriba puedes reconocer la empresa de la que se trata. 

Lo que intento decirles con este ejemplo, es que para construir un universo gráfico hacen falta texturas, colores, tipografías, composiciones, formas de hablar, de comunicarse, para que cada empresa pueda tener su propia voz.     

 

Bonus track

La repetición no te hace excelente, pero ayuda

Somos profesionales del branding, creamos marcas de manera continua. Llevamos en este negocio los suficientes años como para llamarnos profesionales. Hemos diseñado decenas de marcas para todo tipo de empresas: grandes, medianas y pequeñas. 

Entonces, ¿por qué cree un directivo de una empresa que va a realizarlo mejor? Claro, no sabe manejar software de diseño. Pero, ¿de verdad cree que una marca se crea con software de diseño?

Es tan importante incorporar a los clientes en estos procesos, que sin ellos no tendríamos nada que hacer. Si no, ¿de dónde vamos a extraer el conocimiento necesario para construir la marca? 

Sí, de los clientes y también de los empleados, proveedores…

Creo que hay que confiar en los profesionales, ya que nos dedicamos a mejorar las empresas y organizaciones día a día a través de su comunicación. 

¿Y tú, qué piensas? ¿Crees que los profesionales del branding llevamos a la espalda la reputación de nuestros clientes en lo que se refiere a nuestro trabajo? No es poca responsabilidad, ¿no?